Anecdotario

Almaguer: ¡Gol en 12 segundos!

El gol más rápido en la historia de los Tigres lo anotó Sergio Almaguer apenas a los 12 segundos de iniciado el juego contra Morelia, allá en Michoacán. El 24 de abril de 1993, en la jornada 37 del Torneo 92-93, el “Potro Salvaje” metió este gol ultrarrápido cuando Roberto Gasparini le envió un pase profundo y batió al portero Eduardo Fernández. Con otro gol de Almaguer, los Tigres ganaron 2-1.

Tigres a la cárcel

Cuando se jugaban seis minutos de compensación, Piñan metió un gol recibiendo pase con la mano del “Cri Cri” Fernández, el cual protestaron airadamente los Tigres, pues era el empate 2-2 frente al Laguna en Torreón en diciembre de 1960. Estaban en la protesta al árbitro David González, cuando el “Tanque” Arredondo pateó al “Zarco” Gallaga y se armó la bronca general. Al llegar la calma, el nazareno pitó el final y los jugadores fueron a los vestidores. Sin embargo, al poco tiempo los llamó de nuevo, pero los Tigres se negaron a volver, por lo cual los mantuvieron incomunicados y luego los llevaron a la cárcel. Al técnico Sergio “Chojos” López le aplicaron multa de 430 pesos y le dieron cuatro juegos de suspensión.

Puente, otro campeón

José Luis Puente fue el segundo campeón anotador de los Tigres. Con 30 goles el ariete obtuvo el cetro la temporada 1973-74 colaborando para que el equipo universitario obtuviera el título de Segunda y el ascenso a Primera. En el cierre del calendario regular, Puente metió siete dardos seguidos, tres de ellos en el triunfo de 3-1 sobre Ciudad Victoria aquí para asegurar el campeonato. Dos temporadas antes había sido subcampeón goleador

En avión

Cuando iban a disputar la Final contra el Atlas en México en 1971-72, por primera vez los jugadores de lo Tigres hicieron el viaje en avión. Sin embargo, algunos le tenían miedo al “pájaro de acero” y prefirieron viajar en el tren “El Regiomontano” desde un día antes y llegaron tarde. Ya allá, Atlas los mandó a volar con goleada de 4-0.

Siempre lluvia

La lluvia siempre acompañó a los Tigres en Segunda División. Su primer juego de la temporada de su reaparición, 67-68, estuvo lloviendo cuando empataron 2-2 con Orizaba. De tanto que jugaron en el terreno húmedo, se acuñó aquella frase que se hizo proverbial:”Es jueves, juegan los Tigres y llueve”.

Clásico contra Jabatos

Los Jabatos del Nuevo León descendieron la temporada 1968-69, pero su intención fue regresar cuanto antes al máximo circuito.

Por eso mantuvieron casi el mismo plantel para el torneo 69-70 de la Segunda División. Lógicamente, eran favoritos para ganar a los Tigres su primer Clásico de la historia el 15 de agosto de 1969 en el Estadio Universitario. Sin embargo, los Felinos se impusieron 2-0, con golazo de Raúl “Perro” Díaz y Polo Barba.

Primer campeón

Guillermo Arciniega fue el primer campeón goleador, no sólo de los Tigres, sino de todo el fútbol regiomontano. En la temporada 1968-69 terminó a tambor batiente anotando seis dianas seguidas, entre ellas tres al Ciudad Madero, y finalizó con 24 goles que le valieron el título.

Arciniega jugó prestado con los Felinos y a la siguiente campaña 69-70 volvió a su equipo Monterrey en Primera División.

Default y derrota

En su primera temporada, los Tigres perdieron por default en Texcoco porque no pudieron viajar, ya que entonces azotaba al país el Huracán Beulah. Sin embargo, intervino el “Faraón de Texcoco”, Silverio Pérez, entonces presidente municipal, y se ordenó la celebración del juego.

¡Golizas 7-0!

En la temporada 1961-62, los Pumas de la UNAM aplastaron 7-0 a los Tigres en México el 19 de diciembre de 1961. Lorenzo metió tres (uno de tijera), y los otros goles fueron de Calderón de la Barca, Poli Pérez, Valenzuela (penal), y Memo Vázquez. El portero era el “Silbato” Ayala y el técnico Miguel Peña Gómez. Como los Tigres andaban emproblemados económicamente, de la capital se vinieron “a puro tirón”.

Otra masacre de 7-0 fue el 11 de febrero de 1968 en Torreón. Heriberto Trigo y Raúl Díaz metieron dos goles cada uno y Raúl Ramos, Manuel Valdez y José Zamora los otros tres. Carrillo era el portero felino y Ramiro Luna el técnico.

Dan “aztecazo”

El día previo al partido de Vuelta de los Cuartos de Final del Torneo de Apertura 2005, ya con el marcador parcial en contra de 3-1 frente al América, el presidente en aquel año, Fernando Urdiales, declaró a los medios que irían al Estadio Azteca a darle un susto a las Águilas, equipo que había terminado como Superlíder del torneo.

La declaración de Urdiales despertó risas en un medio de comunicación como la RG 690 y sus locutores preguntaban al aire que si para darles ese susto los jugadores se disfrazarían de monstruos. Al final, Tigres no sólo dio el susto, sino que eliminó al Superlíder para avanzar a la Semifinal.