¡Golean a Puebla y siguen en busca de la liguilla!

 

SAN NICOLÁS DE LOS GARZA, NL / 26 de febrero.- Los Tigres de la UANL sumaron más de 400 minutos sin aceptar gol, y de paso recuperaron por el momento la cima del Clausura 2011, al vencer 3-0 al Puebla.

Héctor Mancilla, Damián Álvarez y Carlos Ochoa fueron los autores de los tres goles.

Tigres arrancó fuerte, con determinación para tener el balón y buscar atacar el arco contrario sin ningún miramiento, y a los dos minutos Lucas Lobos tuvo el gol, pero remató mal a pase de cabeza de Danilo Verón.

Luego, a los cinco minutos, Mancilla hacía su intento, pero se iba por encima del larguero. En el minuto 9 nuestro equipo insistía: Toledo la dejaba en Mancilla y éste sacaba tiro desviado.

Poco a poco el ímpetu de Tigres decrecía, pero no las ganas de querer tener la pelota, que era lo que hacía, aunque ya sin tener mucha penetración.

Hasta que a los 24 minutos, Damián Álvarez escapó por la izquierda, se llevó la marca de un zaguero y sacó centro a segundo palo, donde Mancilla controló, se dio la vuelta entera y fusiló al arquero para hacer el 1-0.

La anotación encendió la locura en el Estadio Universitario y la confianza de un equipo que estaba haciendo el gasto para intentar llevarse los tres puntos.

A los 33 minutos, Mancilla escapaba sin marca por el centro, en gran pase de Lobos, pero caía en fuera de lugar. Luego, al minuto 36, el turno fue para Damián, pero al tratar de controlar pisó el esférico y perdió el factor sorpresa.

Sin embargo, el argentino apareció de nuevo a los 42 minutos con un golazo, cuando recibió por su lado, se abrió el espacio ante triple marca y sacó un disparo al ángulo superior izquierdo para el 2-0.

Para la parte complementaria ambos equipos salieron con los mismos once, siendo Tigres el que mantenía la iniciativa, pero ya sin mucho afán por desbocarse en el ataque.

Puebla quiso, intentó y buscó desdoblar por abajo y a pases largos, pero Tigres mantenía el orden atrás, y el cero en su portería.

A los 54 minutos, Lobos en el área por la izquierda cedió a Mancilla, quien sacó tiro potente que el arquero poblano rechazó, quedándole de nuevo a Lobos, pero fue agarrado en fuera de lugar.

Tigres intentaba con Damián por la izquierda y Danilo por la derecha, ante un rival que parecía que empezaba a despertar con intentos a balón parado, incluso a los 62 minutos Felipe Ayala intentó el disparo de media distancia, pero Palos se quedaba bien con el esférico.

Más tarde, a los 65 minutos, fue Tigres el que respondió, en jugada de contragolpe de Toledo por el centro, quien abrió a la izquierda a llegada de Mancilla, pero el disparo del chileno fue desviado por el arquero poblano.

Las gradas se prendieron con la ola y con los gritos hacia Tigres y hacia Chile, pues detectaron al padre de Mancilla en la zona de Butacas.

Puebla intentaba callar esos gritos con balón al área a los 74 minutos, en jugada donde Félix Borja conectaba de cabeza por encima del larguero, a unos centímetros del gol que podía despertar al rival.

A nueve minutos del final, cuando el Puebla más intentaba querer hacer algo, el técnico Ricardo Ferretti refrescó el ataque al sacar a Mancilla y meter en su lugar a Carlos Ochoa, quien a los 82 minutos intentó bombear al arquero, pero se fue por encima del arco el balón.

Segundos más tarde sacó a Toledo, quien dio un partidazo en la recuperación, y metió en su lugar a Jesús Molina. Luego, a los 86 minutos, sacó a Danilo y metió a Acuña, y un minuto después Ochoa se hizo presente en el marcador, al anotar el 3-0 que sería definitivo.

 

 

ALINEACIONES

TIGRES: Enrique Palos; Israel Jiménez, Juninho, Hugo Ayala, Jorge Torres Nilo, Manuel Viniegra, David Toledo (Jesús Molina, 82″), Lucas Lobos, Danilo Verón (Francisco Acuña, 86″), Damián Álvarez y Héctor Mancilla (Carlos Ochoa, 81″).

PUEBLA: Alexandre Álvarez; Orlando Rincón, Alejandro Acosta, José González, Félix Borja, Walter Jiménez, Édgar Lugo (Aarón Padilla, 78″), Yasser Corona, Roberto Juárez, Rodrigo Salinas (Nelson Cuevas, 68″) y Felipe Ayala.