¡Histórico, vamos a la Final!

SAN NICOLÁS DE LOS GARZA | Miércoles 22 de julio de 2015.- Finalista de la Copa Libertadores. Tigres es el tercer equipo de México que aspira a ser campeón del torneo sudamericano, y lo hace después de un partido brillante, en el que dominó a su rival y le dio un gusto histórico a su afición y al futbol mexicano al conseguir un 3-1 (4-3 global).

El francés André-Pierre Gignac  por fin supo lo que era jugar en el Universitario, debutó en su estadio y ante su gente, y no sólo eso, se estrenó como goleador, abrió el marcador y demostró que está hecho para cosas grandes.

Rafael Sobis volvió a ponerse el overol, luchó no sólo arriba y abajo, intentó por todos lados, filtró balones de peligro y aunque tuvo oportunidad de convertirle a su ex equipo a través de un penalti que se quedó en las manos del portero, fue una bujía incansable.

Mención aparte la de Javier Aquino, que por la banda izquierda destrozó a William una y otra vez, provocó el penalti que falló Sobis y estuvo cerca de hacer el suyo, pero la puntería no lo ayudó. El oaxaqueño poco a poco comienza a entenderse con el francés, llevan dos partidos jugando juntos y pareciera que fueran muchos más.

El inicio del partido fue lento para los dos lados, ni Tigres ni el Internacional arriesgaron demasiado, pero el ataque conformado por Aquino, Damm, Sobis y Gignac comenzaron a funcionar con soltura.

El primer tanto, que marcó el inicio de la gesta heroica para los felinos, llegó al minuto 17, Jürgen Damm desbordó por la derecha, mandó centró elevado que encontró la cabeza de Gignac, quien convirtió su primer gol oficial con la camiseta amarilla y azul.

Si antes del gol el equipo de Ricardo Ferretti se veía bien plantado en el terreno de juego, dominando en el mediocampo con una buena labor de Guido Pizarro y Egidio Arévalo, que se alternaban a la perfección para recuperar y dar salida al equipo.

Atrás no tenían problemas, José Rivas sustituyó a Hugo Ayala por su expulsión y junto con Juninho fueron una muralla, que además contó con una labor excepcional de José Francisco ‘Gringo’ Torres por la banda izquierda, quien  no sólo contuvo a Valdivia y a Nilmar, sino que dio salida con balones largos y seguridad en sus trazos.

Precisamente el segundo gol de Tigres cayó en un trazo largo del ‘Gringo’, a cinco minutos  del final del primer tiempo, el balón quiso desviarlo el central Juan, pero en su intento techó al guardameta Alisson para mandar el balón al fondo de las redes.

Así terminó el primer tiempo, con una ventaja que parecía definitiva por lo mostrado en el terreno de juego y con un rival parecía haber bajado los brazos.

Para la parte complementaria, el Inter intentó adelantar líneas, trataron de llegar más al arco de Nahuel Guzmán, quien hasta ese momento sólo había recibido dos tiros sin peligro alguno. Sin embargo, Aquino no quiso dar ninguna ventaja, se metió al área quebrándole la cintura a la defensa brasileña que terminó por cometerle un penalti a los 49.

Sobis tomó el balón, lanzó con fuerza a hacia la izquierda del portero pero éste le adivinó el disparo y se quedó con facilidad con él. El brasileño se lamentó por ese error, pero la gente lo respaldó coreando su nombre.

Al 56’ vino el definitivo, en una gran jugada que inició Aquino desde la izquierda y que pasó también por los pies de Sobis, quien cedió a Damm por la derecha para que mandara centro templado y llegara el Cacha Arévalo para mandarla al fondo de palomita.

Inter intentó, obligado por las circunstancias, requerían dos goles para avanzar a la Final, y al 59’ Nahuel tuvo que esforzarse al máximo para sacar un remate de Sasha que parecía de gol.

El resto del juego los brasileños siguieron intentando, sin mucho peligro, hicieron sus tres cambios y sólo pudieron descontar  al 87’ con Lisandro López, pero ya no fue suficiente.

La mesa quedó lista, Tigres será el tercer equipo mexicano en jugar la Final de la Libertadores, algo que sólo han logrado Cruz Azul y Chivas, pero tendrá la oportunidad de ser el primero en coronarse, ahora en la cancha del River Plate.

Tigres definirá ahora el título ante el equipo que lo acompañó en la fase de grupos, con el que quedó empatado en sus dos encuentros y el que clasificó gracias al triunfo de último minuto que consiguieron los felinos antre el Juan Aurich en Perú.

TIGRES: Nahuel Guzmán; Israel Jiménez, Juninho, José Rivas y José Torres; Guido Pizarro, Egidio Arévalo, Jürgen Damm (83’ Gerardo Lugo) y Javier Aquino (73’ Damián Álvarez); Rafael Sobis y André-Pierre Gignac.

INTER: Alisson; Geferson, Ernando, Juan y William (78’ Moura); Valdivia (74’ Alex), Aránguiz, Dourado y D’Alessandro; Nilmar (58’ Sasha) y Lisandro Lopes.

Árbitro: Carlos Vera, de Ecuador