Caminamos a la Semifinal: ¡3-0!

MONTERREY, 27 de Noviembre.- Los Tigres de la UANL hicieron lo que tenían que hacer, y más, para avanzar a la Semifinal del Torneo de Apertura 2011, al vencer 3-0, 4-0 global, al Pachuca.  El partido tuvo un arranque con cierta tensión, pues si bien se tenía la ventaja en el marcador global, el Pachuca no iba a renunciar tan fácil a ir por el empate, y luego por una ventaja que les diera el pase.  Incluso, el primero en tocar la puerta fue el rival, cuando a los ocho minutos Jaime Ayovi sacó un tiro potente que Enrique Palos detuvo sin problemas.

Parecía que los Tuzos serían un rival más fuerte. Pero a los 11 minutos apareció Lucas Lobos, con centro preciso en cobro de tiro de esquina, justo para que Manuel Viniegra llegara de atrás y de cabeza marcara el 1-0, justo en el arco donde se había estrenado como goleador de Tigres.

Ya con la ventaja de dos goles en el global, nuestro equipo comenzaría a darle mejor manejo al balón, sabiendo que el rival tendría que arriesgra más si pretendía tener futuro en esta Liguilla.  A los 16’ Elías Hernández sacó un tiro que buscaba de manera peligrosa el ángulo superior derecho, pero Palos apareció con un vuelo espectacular para desviar a tiro de esquina.

Héctor Mancilla apareció a los 19’ con tiro por fuera del poste derecho, dando un aviso de que Tigres quería más. Y a los 26’ Lobos tomó el balón por el lado derecho, se llevó el balón y la marca por toda la periferia del área, entró a la zona de 16.50 y sacó tiro cruzado que venció al arquero para el 2-0 que comenzaba a darle a los 40 mil hinchas una felicidad total. La fiesta en el Estadio Universitario tocó su momento cumbre a los 36 minutos, cuando Damián álvarez recibió en el área por la izquierda, se llevó la marca de un zaguero y luego sacó al arquero para hacer el 3-0 enloquecedor.

Pachuca bajó los brazos, Tigres bajó el ritmo, y eso hizo que Ayovi entrara por el centro a los 44’, quedándole a su favor el rebote, pero su disparo se fue por fuera del poste izquierdo.

Para la parte complementaria el rival intentó corregir su parado, sacando a Ayovi, pero Tigres se mantuvo sólido atrás y con salida peligrosa por los costados, aunque con menos intensidad. El camino se mostró más generoso para Tigres a los 61 minutos, cuando Héctor Herrera recibe la segunda amarilla, dejando a los Tuzos con uno menos en la cancha.  A los 66 minutos el Tuca optó por darle descanso a sus dos carrileros, como Damián y Danilo, para meter en sus lugares a Francisco Acuña y Alberto Acosta, elementos de la cantera. Estos movimientos le dieron frescura al desborde por las bandas a nuestro equipo, que para ese momento su mejor arma era la posesión de balón y el manejo del partido.

Más tarde, a los 76’, Ferretti sacó a Lobos para meter en su lugar a Alan Pulido, con la clara idea de darle descanso al argentino, pero sin dejar de tener peso en el ataque. Todavía al final Tigres tocó la puerta en dos ocasiones, primero en los botines de Acosta, con disparo que desvió la zaga, y luego Pulido en el área sacó el tiro que el arquero le desvió a tiro de esquina.

ALINEACIONES             TIGRES: Enrique Palos; Israel Jiménez, Juninho, Hugo Ayala, Jorge Torres Nilo, Manuel Viniegra, Jesús Dueñas, Lucas Lobos (Alan Pulido 76’), Danilo Verón (Francisco Acuña 66’), Damián Álvarez (Alberto Acosta 66’) y Héctor Mancilla.

PACHUCA. Carlos Velásquez; Leobardo López, Elías Hernández (Raúl Martínez 67’), Enrique Esqueda, Mauro Cejas, Félix Borja (Edy Brambila 67’), Segundo Castillo, Carlos Rodríguez, Héctor Herrera, Jaime Ayovi (Simón Almeida 46’) y Javier Muñoz.