Convivencia única en el Tigrecharter

QUERÉTARO, 25 de Enero.- “Me enamoré de Damián”, así de simple, pero sincera, fue la frase de una aficionada que vivió en carne propia el primer Tigrecharter del Clausura 2013.
Casi medio centenar de aficionados acompañaron al equipo a esta ciudad para el partido ante los Gallos, y todos, sin excepción, han señalado que es una experiencia única, sobre todo al momento de convivir con el plantel completo.
Desde la tarde, previo a abordar el vuelo que los llevaría a Querétaro, el grupó de 48 aficionados sentían la adrenalina de ver de cerca de sus ídolos.
Hospedados en el mismo hotel que el equipo, los aficionados no podían esperar a las 19:30 horas, marcada para iniciar la convivencia que para muchos fue única, sobre todo por la disponibilidad de todos los jugadores.
Damián Álvarez bromeaba con quien le pidiera fotos; Emanuel Villa le grababa videos de felicitación a otros; Lucas Lobos firmaba lo que le pusieran enfrente; Torres Nilo, Elías Hernández y Carlos Salcido le sonreían a todos.
Y el resto del plantel, sólo esperaba a que le solicitaran el autógrafo, la foto, el saludo y hasta el beso en la mejilla para disfrutar también ellos la convivencia.
Al final, la media hora de convivencia pareció corta, pues nadie se quería mover, hasta que el plantel tuvo que hacerlo debido a que eran llamados para la cena previa al juego ante los Gallos.