Default y derrota

En su primera temporada, los Tigres perdieron por default en Texcoco porque no pudieron viajar, ya que entonces azotaba al país el Huracán Beulah. Sin embargo, intervino el “Faraón de Texcoco”, Silverio Pérez, entonces presidente municipal, y se ordenó la celebración del juego.