El Azteca fue de Tigres

CIUDAD DE MÉXICO | Sábado 12 de septiembre de 2015.- Sufrida hasta el final, así fue la victoria que obtuvo Tigres ante el América. Fue un 1-0 muy complicado, bastante trabajado ante un equipo que venía de ligar cinco triunfos, que no quiso arriesgar y salió demasiado acelerado, tanto que muy temprano sufrieron dos expulsiones, pero que permitió a los felinos sacar el triunfo con un solitario gol de André-Pierre Gignac.

Tigres ligó así su cuarta victoria y continúa su escalada en la Tabla General, que le permite llegar al Clásico en una posición inmejorable y metido en zona de clasificación, sin embargo, lo hará sin Jürgen Damm, que fue expulsado en el segundo tiempo.

América arrancó el partido con muchos decibeles, acelerado en todas las zonas del campo, discutiendo con el silbante y frenando los ataques felinos con muchas faltas. Eso no evitó que los dirigidos por Ricardo Ferretti hicieran de las suyas, adueñándose del balón, tocándolo pero con complicaciones mucho mayores a las que han tenido en el Apertura 2015.

Desde el inicio, los felinos fueron dueños del esférico, el paseo que se le daba al balón provocó malestar muy pronto en sus rivales, sin embargo, ese aceleramiento trajo beneficios a los visitantes, al minuto 26 Javier Güemez derribó dentro del área a Damm, provocando que el silbante César Arturo Ramos marcara penalti.

Un minuto después vino Gignac a cobrarlo para vencer a Moisés Muñoz por abajo y a su izquierda, en donde nada pudo hacer para detenerlo. El marcador de ponía 1-0 y por lo mostrado en el campo todo indicaba que Tigres podía incrementar si ventaja.

Y aún más cuando cerca del final de la primera parte, el argentino Rubens Sambueza se iba expulsado por discutir con el silbante al 41’, y dos minutos más tarde también se iba Darío Benedetto por una dura barrida sobre Jesús Dueñas, quien incluso ya no regresó para la segunda parte.

La mesa estaba puesta para que los universitarios  se adueñaran del juego, sin embargo las acciones de peligro escaseaban, sólo al 52’ José Rivas tuvo una oportunidad para mandar el esférico al fondo, pero sólo en el centro del área falló su remate de cabeza.

Los felinos hicieron un cambio al 61’, Javier Aquino, quien había mostrado mucha voluntad y entrega corriendo por todo el terreno de juego, dejó el campo para que ingresara Damián Álvarez. América hizo lo propio metiendo a Arroyo por Andrade, un movimiento que perjudicaría a los felinos.

Con un minuto en el campo, Arroyo provocó la expulsión de Damm en una jugada que merecía roja para el mismo americanista por golpear arriba y abajo al volante de los felinos, pero que sacó de quicio a Jürgen, quien contestó y fue enviado a las regaderas de inmediato.

Con la expulsión felina, las cosas cambiaron, América quiso hacerse dueño del balón e intentaba acercarse con mayor peligro al arco de Nahuel Guzmán, que había estado demasiado tranquilo hasta el momento.

Sin embargo, sólo una llegada aislada de las Águilas fue lo único que pudo encontrar el equipo local, mientras que los Tigres pudieron incrementar el marcador en dos ocasiones.

El primero al 86’ a cargo del José ‘Gringo’ Torres, que bajó un esférico en el área recortó y disparó con mucha intención para que Moisés Muñoz se creciera en el fondo.

Posteriormente vino otro gol de Gignac al 92’ que anuló el silbante al considerar que el francés estaba en fuera de lugar al momento del pase filtrado que le daba Rafael Sobis. André-Pierre se quedó en 6 anotaciones y peleando muy de cerca el liderato de goleo.

Ni con los 5 minutos de compensación los locales pudieron sacar el empate y Tigres terminó ligando su cuarta victoria que le permite llegar a 13 unidades, y con gran confianza para el Clásico del próximo fin de semana en el Universitario.

TIGRES: Nahuel Guzmán; Israel Jiménez, Juninho, José Rivas y Jorge Torres Nilo; Guido Pizarro, Jesús Dueñas (José Torres al 46’), Jürgen Damm y Javier Aquino (Damián Álvarez al 61); Rafael Sobis y André-Pierre Gignac

Árbitro: César Arturo Ramos, quien expulsó a Jürgen Damm, por Tigres, y a Rubens Sambueza y Darío Benedetto, del América.