El Universitario cumple 46 años

SAN NICOLÁS DE LOS GARZA, 30 de Mayo.- Algunos sábados por la noche, desde lo más alto del sector Cumbres, se alcanza a ver una estructura llena de luz. Es nada menos que el Estadio Universitario, que hoy cumple 46 años de existencia.

El Coloso de San Nicolás de los Garza, el Volcán, la casa de los Tigres de la UANL, el orgullo universitario, llámele como quiera, lo cierto es que el inmueble, con capacidad para 40 mil 900 espectadores, es el símbolo de Nuevo León que se asoma al Mundo entero.

Mundialista en 1986, testigo del nacimiento de la ola en el graderío, escenario de Pelé, de Maradona, de Ronaldinho, de Franz Beckenbauer, de un sinnúmero de hazañas de nuestros Tigres de la UANL, el Universitario nació para ser grande.

En 1975 se dio el primer campeón de Nuevo León en el fútbol mexicano, cuando Tigres fue monarca de Copa precisamente en el Universitario, y hace 35 años pasearon el trofeo de campeón de Liga, algo que ningún otro equipo de la región había logrado.

Si el Universitario pudiera hablarnos, sin duda lo haría con una sonrisa en su rostro, pues su historia desde 1967, cuando fue terminada su construcción, ha sido en su mayoría llena de momentos históricos.

El Universitario ha llorado derrotas, descensos, pero también ha levantado en lo más alto de su construcción campeonatos, victorias y júbilos de millones de aficionados que han sentido lo que es estar en una de sus butacas.

Fue el primer estadio en darle un lugar especial a la afición con capacidades diferentes, que se desplazan en sillas de ruedas. Luego le seguirían otros.

Como parte de su tecnología, este recinto deportivo tiene la pantalla más grande de Latinoamérica, con 12.48 metros de ancho por 8.60 metros de alto, además de 25 cámaras de circuito cerrado que graban todo lo que sucede dentro y fuera de la cancha.

Ya son 46 años de recibir a la afición más vibrante de México, y de haberse convertido en albergue y escenario de grandes momentos del futbol del País