En la cima de la tabla en dos años

MONTERREY, 24 de Julio.- Hace dos años se inició una era en la que la afición pedía a gritos que salvaran a los Tigres de la UANL… Y hoy, luego de cuatro torneos completos, ese grito fue saciado.
Alejandro Rodríguez, actual presidente del Club, y Miguel Ángel Garza, consejero delegado y quien convenció a Ricardo Ferretti de volver, lograron sacar al equipo de la posición 16 en la tabla porcentual, y llevarlo hasta el lugar numero uno.
Esta última fase de Tigres arrancó en el Torneo de Apertura 2010, cuando el equipo estaba en el lugar 16 de la tabla que define el descenso. Desde entonces el camino ha sido cuesta arriba.
Al final de ese torneo el equipo no logro llegar a la Liguilla, pero sí sumó 24 puntos, cifra que no se rebasaba desde el 2008.
Se hicieron un par de ajustes, se mantuvo el trabajo y el proyecto que seis meses atrás se había acordado, por lo que de estar en la posición 16, se inicio el Clausura 2011 en el lugar 11 de la porcentual.
Tigres terminó de superlíder por primera vez desde el 2003, lo que evidenció que el proyecto establecido iba por buen camino.
El Apertura 2011 no fue el mejor de esta era, incluso se hicieron siete puntos menos que el semestre anterior, pero fue el más glorioso de Tigres en los últimos 29 años: el equipo fue Campeón y se catapultó a la séptima posición en la porcentual.
Un torneo después, en el Clausura 2011, el equipo se quedo a minutos de llegar a su segunda final consecutiva, pero los 31 puntos que sumaron al final los termino por ubicar en la posición dos de la tabla del descenso, sólo abajo de Cruz Azul.
La misión que se había emprendido hace dos años veía por fin la luz al final del túnel, y ahora, luego de una jornada del Apertura 2012, el equipo se ubica arriba de todos, excepto del recién ascendido León, cuyo porcentaje puede variar mucho de acuerdo a sus resultados.

El trabajo no termina para el equipo, pues ahora queda mantener los buenos resultados, algo que sin duda será más difícil de lo que fue llegar hasta las alturas de la tabla del descenso.
El Club Tigres sigue adelante de la mano de su afición y viendo hacia un futuro que puede ser aún más prometedor de lo que han sido estos casi 45 años de existencia en el profesionalismo del fútbol mexicano.