Estamos a las puertas de la gloria felina

SAN NICOLÁS DE LOS GARZA | Jueves 10 de diciembre de 2015.- “Somos del barrio de San Nico, somos de la Universidad”. Esas fueron las estrofas que más sonaron en el Universitario, con un 3-0 a favor de los Tigres que parece lapidario para los Pumas y que los coloca a un paso de ser campeones por cuarta ocasión en su historia.

Esta noche existió un solo equipo en la cancha, Tigres dominó por completo desde que el silbante decretó el arranque del partido, ante unos Pumas irreconocibles a los que no les bastó el Superliderato para hacer un mejor papel. Hoy por hoy, los de San Nicolás fueron reyes.

Desde antes que arrancara el duelo André-Pierre Gignac dejó en claro que este día iba a ser el suyo, y fue el primero en salir al terreno de juego en cuanto llegó el equipo al estadio, se colocó afuera del área, cerró los ojos y se permaneció ahí por espacio de 5 minutos, ante la mirada atónita de jugadores de Pumas.

Y en la primera llegada del equipo se hizo presente al pelear un balón sólo frente a tres defensa de la UNAM, incluso quitando con una carga a Darío Verón en el centro del área para que el silbante marcara falta del francés.

Desde ese momento el partido se tornó poco a poco a favor de los locales, en una clara muestra de cuál iba a ser el planteamiento de ambos equipos a lo largo del juego, con un Tigres lanzado al frente y unos Pumas precavidos, con una línea hasta de cinco mediocampistas y cuatro defensas, colocando sólo a Eduardo Herrera en el eje del ataque a la espera de algún balonazo.

Los felinos intentaron abrir el campo en los primeros 10 minutos, pero sólo a través de un tiro de media distancia de Jesús Dueñas que desvió el ‘Pikolín’ Palacios a tiro de esquina, y uno más a través de Javier Aquino en un recorte dentro del área que terminó en las manos del mismo arquero.

Fue hasta el minuto 12 que Pumas intentó algo a través de Matías Britos en un centro desde la izquierda que terminó en las manos de Nahuel.

Sin embargo, al minuto 13 vino un penalti sobre Rafael Sobis, en un recargón por la espalda de Javier Cortés que el silbante José Alfredo Peñaloza no dudo en marcar. Dos minutos después llegó Gignac para cobrar arriba y a la izquierda del ‘Pikolín’ para decretar el 1-0.

Así, Tigres obtenía un premio al esfuerzo de los primeros minutos del encuentro, en los que simplemente borraba a los universitarios de la Ciudad de México.

Pumas intentó recuperar terreno, y buscó lanzar hacia el frente a su equipo, y en un cobro de tiro libre Cortés le puso el balón en la cabeza a Britos, quien sólo desvió pero el balón se fue apenas por arriba del marco de Nahuel.

Llegó un periodo en el que los locales seguían dominando en la posesión de balón, pero no fueron tan profundos, batallando para llegar con peligro al arco de Palacios, sin embargo, al 24′ apareció José Rivas para rematar de cabeza y mandar el esférico por un costado del poste derecho.

Tanta era la insistencia de los Tigres que al 28’ llegó el 2-0 por conducto de Aquino, en una muy buena jugada entre Dueñas y Damm que terminó en un centro por la derecha pasado que le quedó en los pies a Javier, recortó hacia la derecha y mandó disparo al ángulo izquierdo.

El Universitario se encendió  por completo, vinieron los cánticos de todos los aficionados a un solo coro y los fuegos pirotécnicos estallaron por segunda ocasión… La noche parecía 100 por ciento lista para el festejo de los pupilos de Ricardo Ferretti.

Pumas se vio obligado a partir del segundo gol a adelantar líneas, lo que era un claro 4-5-1 se convirtió en un 4-4-2 con mayor proyección ofensiva de los volantes, pero la rapidez en la marca de Tigres, con la presión que hacen desde Gignac hasta el portero era mucha pieza para los del DF.

Todavía al 41’ Gignac recibió un balón largo, aprovechó que la defensa se fue en banda y sacó disparo desde lejos pero muy desviado, yéndose una oportunidad de incrementar el marcador. Todo el futbol y la proyección al frente seguía siendo de los locales.

El primer tiempo terminó con el dominio abrumador de Tigres en el campo, con un Pumas que mostró síntomas de inconsistencia y hasta de temor por momentos, y que pudo haberse ido con un marcador aún más abultado.

La sorpresa llegó en el mediotiempo para todos los aficionados de Tigres, con uno de los hinchas más famosos del equipo, el actor estadounidense Rob Schneider que acudió al estadio, cantó la rola que en estos días se hizo famosa: “Por eso y muchas cosas más, vuélvete Tigre esta Navidad”.

La segunda parte arrancó con los mismos 22 hombres en el terreno de juego, pero con un Pumas que parecía salir con una propuesta menos conservadora y con unos Tigres en el mismo estilo que marcaron en los primeros 45 minutos.

Al 49’ vino una reacción para los del DF, primero un remate de palomita de Britos que se fue desviado a tiro de esquina y posteriormente un intento fallido de Fidel Martínez que abanicó en la entrada del área y luego se dejó caer, para recibir tarjeta amarilla del silbante Peñaloza.

Pese a la propuesta de los universitarios del DF de pelear más hacia el frente, llegó el 3-0 por conducto de Sobis, en un disparo de Gignac que provocó el rechace del ‘Pikolín’ y dejar el balpon muerto en el centro del área para que sólo el brasileño la empujara.

El partido más que nunca se tornó en un hervidero de pasiones, todos los Incomparables cantaron a una sola voz apoyando a su equipo con la idea clara de ver muy cerca esa cuarta estrella en el escudo del equipo.

Al 67’ llegó el primer movimiento para los felinos, Damm solicitó su cambio y Ferretti llamó a Damián Álvarez para ingresar al campo, obligando a que Aquino se cambiara de banda hacia la derecha y el ‘Enano’ quedara por la izquierda.

Aquino estuvo cerca de hacer el cuarto de la noche al 74′, en un balón que lo dejó sólo en la línea del área, sacó disparo fuerte pero el portero Palacios la desvió con muchos problemas. Tigres insistía una y otra vez no dejando a su rival hacer nada en el campo.

Cuatro minutos después ingresaba Sobis solo al área pero se precipitó al sacar el tiro y se fue muy por arriba su disparo… La metralla ya era demasiada para los visitantes y Superlíderes del Apertura 2015, que eran un equipo completamente desconocido.

Para el 82’ los de San Nicolás tejieron una jugada de fantasía, en donde Pepe Rivas fue figura con un taquito, un tiro a gol y que le quedó en los pies a Aquino en el rebote, al que no pudo darle dirección y terminó por mandarlo a la tribuna.

El desgaste de Aquino en el encuentro fue demasiado, tanto que al 88’ tuvo que abandonar el terreno de juego acalambrado y su lugar fue ocupado por el ecuatoriano Joffre Guerrón, quien se llevó una ovación de parte de los aficionados.

Después de dos minutos de compensación vino el final del partido, en medio de fuegos pirotécnicos y el canto de “Somos del barrio de San Nico” en todo lo alto del coro, y que concluyó con un aplauso de los aficionados a su equipo, ahora se van a CU con una ventaja que pareciera definitiva y en donde el marcador global es que decretará al campeón del Apertura.

Tigres dio un paso más a la gloria y está a otro de ceñirse su cuarta corona… Faltan 90 minutos para acariciarla en definitiva, que así sea.

ALINEACIONES

Tigres: Nahuel Guzmán; Israel Jiménez, Hugo Ayala, Juninho y José Rivas; Guido Pizarro, Jesús Dueñas, Jürgen Damm (Damián Álvarez al 67) y Javier Aquino (Joffre Guerrón al 88’); Rafael Sobis y André-Pierre Gignac

Pumas: Miguel Palacios; Marcelo Alatorre, Gerardo Alcoba, Darío Verón y Luis Fuentes; Ismael Sosa, Javier Cortés, Matías Britos, Alejandro Castro y Fidel Martínez (Daniel Ludueña al 60’); Eduardo Herrera (Dante López al 82’)

Árbitro: José Alfredo Peñaloza Soto