Evitan los postes triunfo en el Clásico

MONTERREY, NL / 19 de febrero.- Los Tigres de la UANL tocaron la puerta, pero los postes o la zaga rival evitaron que se llevara el triunfo de la casa del campeón, al empatar sin goles ante el Monterrey.

El Clásico arrancó cargado a favor de los locales, que decidieron tener la pelota y hacer uso de ella para atacar el arco que defendía Enrique Palos, aunque sin lograr penetración ofensiva.

A los tres minutos, Rayados tuvo la primera opción que parecía prometer, cuando a balón parado Luis Pérez intentó el gol, pero el balón se fue por encima del larguero felino.

Monterrey seguía sin soltar el balón, pero poco a poco Tigres se comenzó a ordenar, a buscar más la pelota y tener una mejor recuperación, sobre todo en el medio campo, donde el técnico decidió salir con David Toledo y no con Jonathan Bornstein.

A los 7 minutos, Danilo Verón mandó largo a Mancilla y el chileno decidió dejarla muerta en el área a la llegada de Lucas Lobos en lugar de rematar a gol, por lo que la opción se esfumó.

Luego, al minuto 9, Lobos buscó a Danilinho, éste entró al área, se quitó a un zaguero y cuando parecía que mataba, optó por buscar a Mancilla, pero la zaga rayada se impuso.

Tigres comenzaba a hilvanar jugadas ofensivas y provocar peligro sobre el arco del local.

A los 16 minutos, Damián escapó por la banda izquierda, mandó centro que buscaba a Mancilla, pero antes de que el chileno llegara a su destino apareció el arquero de rayas para quedarse con la de gajos.

Más tarde Lobos tuvo un balón parado, a los 22 minutos, pero lo estrelló en la barrera, y dos minutos después Suazo escapó por la izquierda, entró al área y mandó centro con potencia que Hugo Ayala rechazó.

La primera parte parecía que caía en un bache, pero a los 35 minutos Lobos despertó a los Tigres, cuando mandó largo a Damián, quien entraba sin marca, pero Basanta ganó la zancada y su barrida alejó el peligro.

A los 38 minutos, “Juninho” perdió el balón en la salida, Aldo de Nigris se quedó con él y abrió  a Osvaldo Martínez, quien entró al área con opción y mandó centro, pero Enrique Palos, a una mano, alejó el peligro.

Parecía que el Clásico comenzaba a subir de tono, sobre todo en los botines amarillos. A los 43’ Juninho remató de cabeza en el área un centro de Lobos en tiro de esquina, pero la opción se fue por encima del larguero.

Un minuto más tarde, Danilo recibió a profundidad, entró al área y sacó tiro que el arquero rechazó a una mano, parecía que Mancilla llegaba en el contraremate, pero la zaga albiazul se imponía mandando a tiro de esquina.

Para la parte complementaria Tigres intentó pararse mejor en la cancha, pero sin dejar de ofender, y a los 49 minutos, “Danilinho” sacó un tiro potente que se fue por encima del arco rayado.

Monterrey reaccionaba con Suazo, su hombre más peligroso en el ataque, cuando el chileno sacaba un tiro potente que se iba por encima del arco defendido por Palos.

El partido volvió a ser trabado, con dos equipos que se estaban nulificando en zonas defensivas, aún así, a los 62 minutos, Lobos sacó un tiro de esquina cerrado que obligó a Orozco a desviar a una mano.

Un descuido defensivo le dio al Monterrey su mejor opción de gol, cuando a los 69 minutos entró Suazo sin marca, sacó a Palos, pero su disparo se fue por fuera del poste derecho, salvándose nuestro equipo.

Pero un minuto más tarde Mancilla tuvo el gol, cuando en solitario sacó remate en el área que estrelló en el poste derecho, salvándose ahora el equipo local.

Después de ahí el partido volvió a ser trabado, de ida y vuelta, pero ambos equipos sin encontrar el camino al gol.

A los 82 minutos Suazo entró por la izquierda, sacó tiro que Palos desvió, el balón quedó a la deriva, pero llegó Israel Jiménez a reventar a tiro de esquina, evitando la anotación.

Un minuto más tarde el técnico Ricardo Ferretti movió sus piezas, sacando a Damián y a Mancilla para enviar a sus lugares a Carlos Ochoa y Alberto Acosta, quiza buscando refrescar el ataque y desborde.

A los 86 minutos, Suazo se tuvo fe y sacó tiro a balón parado que se fue por afuera del poste izquierdo de Palos, a centímetros del gol.

A los 89 minutos, Lobos tocó la puerta, despertando un grito en las gradas de lamento, cuando sacó tiro libre directo y lo estrelló en el travesaño, salvándose otra vez el campeón en su casa.

Luego el “Tuca” se fue por su tercer movimiento, sacando a Toledo para meter a Jesús Molina, buscando apuntalar la zona de recuperación, terminando así con cinco canteranos en la cancha.

Al final, Ochoa se levantó en área y conectó cabezazo que parecía gol, pero Orozco en la raya se quedó con el esférico. Tigres tocaba la puerta, pero Rayados no le abría.

Segundos más tarde nuevamente Ochoa sacó un tiro de media distancia, por fuera del poste izquierdo, quedándose así Tigres con un punto en la cancha del campeón.

ALINEACIÓN DE TIGRES

Enrique Palos; Israel Jiménez, Juninho, Hugo Ayala, Manuel Viniegra, David Toledo (Jesús Molina, 89’), Lucas Lobos, Danilo Verón, Damián Álvarez (Alberto Acosta, 83’) y Héctor Mancilla (Carlos Ochoa,, 83’).