Hace Palos visita especial

MONTERREY, NL / 1 de febrero.- La vida de Edmundo Montemayor ha sido de luchar por ella, pero esta tarde tuvo un descanso, sólo para aprovecharlo y convivir con Enrique Palos.
El joven de 26 años de edad, y quien sufre de leucemia, tuvo una visita inesperada, misma que lo hizo hasta festejar con los brazos levantados como si se tratase de un triunfo de su equipo favorito, los Tigres de la UANL.
“Orale, viniste a verme”, fueron las primeras palabras de Eddy al ver al arquero de los Tigres llegar hasta la cama 833 de la clínica 25 del Seguro Social.
“Claro, supe de ti y quise venir a verte”, le contestó Palos, al momento de mostrarle una camisa del equipo, autografiada por todo el plantel, y ponerle en su cuello una de las medallas que se entregaron en la presentación de la playera.
Después de ahí la charla fue amena, risas, bromas y uno que otro chiste, hasta que Palos le pidió a los presentes lo dejaran solo con Eddy, esto para hacer una oración a Dios y pedirle que le ayude a él a salir delante de la Leucemia.
La visita del jugador al octavo piso de la clínica 25 no pasó inadvertida, incluso dos de los compañeros de cuarto de Eddy, que son seguidores de Tigres, le pidieron tomarse la foto.
“Aprovechando, digo, ya que estás aquí”, le comentó un niño de 16 años al arquero, que ocupa la cama de enseguida de Eddy.
Al final se dio la despedida, el deseo de Palos para que Edmundo se recupere, y un hasta luego con un fuerte apretón de manos selló la nueva amistad que el fútbol hizo posible.