Igualamos y todo se definirá en Buenos Aires

SAN NICOLÁS DE LOS GARZA | Miércoles 29 de julio de 2015.- Tigres lo intentó, estuvo más cerca del gol pero la suerte y la puntería no estuvieron de su lado, sin embargo, el 0-0 que se llevan a Buenos Aires aún es una buena oportunidad para volver con la Copa Libertadores de la cancha del River Plate.

Las oportunidades más claras fueron de los felinos, en los pies de Jürgen Damm quizá estuvo la más importante, pero el volante no pudo definir correctamente. Para el juego de Vuelta, a desarrollarse el 5 de agosto en el Monumental de Núñez, Tigres deberá mantener la misma actitud, pero mejorar el último toque para cumplir el sueño de convertirse en el primer equipo mexicano en ser campeón del torneo sudamericano.

Los primeros minutos fueron dominados por el control en mediocampo de ambos equipos y por el nerviosismo de los locales, pero conforme fue avanzando el reloj las cosas se fueron enderazando para los de Ricardo Ferretti, que no sufrieron demasiado con el rival en zona defensiva, pero que les hizo un buen partido en el control del balón.

River Plate tomó la manija del partido en el inicio, controló el balón, tocó por todo el campo pero sin profundidad, como buscando que Tigres se desesperara al no poder tomar la iniciativa.

Rafael Sobis no tuvo su noche. Hizo el gasto bajando a recuperar balones y generando el futbol de los felinos, pero falló en el último toque. A él se sumó André- Pierre Gignac, quien poco pudo hacer, lo buscaban constantemente con balones largos para que impusiera su corpulencia ante la zaga de los Millonarios, pero Jonathan Maidana se encargó de hacerle una marca férrea y hasta los límites del juego limpio.

Durante los primeros 45 minutos Damm fue solicitado por la banda derecha, tratando de usar sus condiciones de ‘velocista’ y mandó buenos centros en busca de una cabeza o una pierna de sus compañeros, pero sin éxito.

A los minutos 7 y 12, River intentó romper el cero sin mayor éxito, el primero con un tiro centro de Tabaré Viudez que exigió a Nahuel Guzmán para desviarla a tiro de esquina, y otro tiro, dentro del área de Leonardo Ponzio, que también salió sin problemas para el portero felino.

Hasta el minuto 17 los felinos parecieron encontrarse poco a poco en el campo, llegaron con mayor acompañamiento en dos ocasiones y generaron las mayores oportunidades, en un partido que se fue tornando ríspido, con entradas fuertes que llevaron al silbante paraguayo Antonio Arias a sacar tres tarjetas amarillas, dos para los visitantes y una para los locales.

En ese periodo de tiempo, Egidio Arévalo estuvo cerca del primer gol del partido al recuperar un balón que parecía perdido, y mandar centro que desvió Vangioni con la espinilla para mandar el balón al travesaño y dejar sin aliento a todos los Incomparables que estaban en el Universitario.

Al 19’ Damm de nuevo se fue por la banda y envió centro a Sobis, quien remató sólo a la altura del manchón penal pero el balón salió directo a las manos del arquero Marcelo Barovero, en una de las máxima oportunidades que tuvo el juego.

A partir de ahí el resto de la primera parte no tuvo más llegadas de peligro, Tigres tomó la manija e intentaba filtrar balones una y otra vez, pero fallaba en el último toque o se encontraba con las piernas rivales que no dejaban hacer nada a los felinos en la última zona.

La segunda parte se jugó de la misma forma, y aunque River Plate hizo dos cambios desde el arranque del mismo, su planteamiento no cambió, lo primero era contener todo ataque, estar bien parado y después, si se podía, salir con pelotazo largo en la búsqueda de un balón que les permitiera hacerla travesura. Sólo en una ocasión pudieron y no lo consiguieron.

Tigres, en cambio, tuvo dos oportunidades más, una al 77’ en disparo de media distancia de Juninho que obligó al arquero de River a desviar de forma más que apurada a tiro de esquina, y otra, quizá la más clara, al 83’ con Damm.

El volante recibió un balón en profundidad, la defensa de River no pudo desviarlo y dejó sólo a Jürgen ante el portero, quien aguantó hasta el último obligando al felino a irse hasta la línea de fondo, cerrarse el ángulo y mandar un centro impreciso.

Los Incomparables alentaron una y otra vez, reconocieron el esfuerzo del equipo y los despidieron con una enorme manta que decía: “Los esperamos de regreso con la Copa”, algo que aún está en sus manos.

Hoy no fue la noche para ver goles de Tigres en este partido, pero si mantienen la misma actitud seguramente podrán verse en el Monumental. Que así sea.

ALINEACIONES

TIGRES: Nahuel Guzmán; Israel Jiménez, Juninho, Hugo Ayala (José Rivas al 40’) y Jorge Torres Nilo; Guido Pizarro, Egidio Arévalo (José Dueñas al 70’), Damián Álvarez y Jürgen Damm; Rafael Sobis y André-Pierre Gignac.

RIVER: Marcelo Barovero; Gabriel Mercado, Jonathan Maidana, Ramiro Funes Mori y Lionel Vangioni; Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Leonardo Ponzio (Luis González al 75’) y Tabaré Viudez (Gonzalo Martínez al 46’); Rodrigo Mora (Nicolás Bertolo al 46’) y Lucas Alario.

Árbitro: Antonio Arias, de Paraguay, quien expulsó a Marcelo Gallardo, técnico de River al 72’.