Impera el buen ambiente

MONTERREY, 14 de Enero.- El ambiente en el campamento de los Tigres de la UANL es de lo mejor, y eso se pudo comprobar hoy durante el entrenamiento que sostuvo el equipo en La Cueva, de Zuazua.

A poco más de 24 horas de enfrentar al Necaxa, en la jornada dos del Clausura 2011, el plantel compitió, bromeó, se rió y disfrutó la última práctica de la semana.

El cuerpo técnico dispuso un entrenamiento ligero, con tenis-balón y una cascarita, y fue en ésta última donde el buen ambiente se dejó ver en plenitud, cuando el equipo de Héctor Mancilla remontó y venció al cuadro que comandó Lucas Lobos.

Sin perder la seriedad de un entrenamiento, aunque fuera cascarita, las risas de todos se dejaron escuchar, sobre todo cuando se fallaba algún gol o se cometía un penal que ponía en aprietos a un equipo.

Mancilla y su pelotón arrancaron la cascarita perdiendo 4-0, pero poco a poco fueron metiéndose al partido, hasta que se pusieron 4-3, lo que despertó el coraje del equipo de Lobos, que llegó a ponerse de nuevo en ventaja de 6-3.

Sin embargo la cascarita entró en su fase más importante cuando se empató a seis, y fue entonces que Ricardo Ferretti paró la jugada y les dio que gol ganaba, es decir, se iban a muerte súbita.

El equipo de Lobos tuvo la opción del triunfo, pero disparo de Hugo Ayala se fue por fuera del poste derecho, y 10 segundos después Enrique Palos fue el héroe, al conectar de cabeza un balón que venció a Lobos, para ganar los del chileno.

Antes de eso, Jorge Torres Nilo metió en aprietos al equipo de Mancilla, cuando se barrió por la banda, cometiendo penal, pues está prohibido la barrida. Esto provocó que el equipo de Lobos, es decir, su rival, lo felicitaran y le hicieran “boliota” para festejarlo por la ayuda que les dio.

Pero el tiro penal lo falló Antonio Sancho, en disparo a la derecha de Mancilla, quien ya se había lanzado a su izquierda.

El festejo al final no podía perdonarse, juntándose los ganadores para la foto del recuerdo.