Invaden, conquistan y vencen 2-1

SAN LUIS POTOSÍ, 9 de Marzo.- La invasión en esta ciudad se vivió con intensidad, tanto, que los Tigres vencieron 2-1 al San Luis, y en las gradas los Incomparables conquistaron la tierra potosina.
Casi 28 mil seguidores de Tigres llenaron el Alfonso Lastras, que desde hoy muchos comenzaron a llamar “UniLastras”.
El empuje de la ola amarilla motivó al plantel, tanto que previo a su calentamiento salieron al campo para tomar video con sus cámaras del graderío potosino lleno de Tigres, para luego salir decididos a buscar el arco contrario a toda costa.
Alan Pulido fue el elegido para tomar el lugar del lesionado Damián Álvarez, jugando con Luis García más en punta, quedando abiertos Lobos y Danilo Verón por ambos costados.
Precisamente el canterano tuvo la primer intención de jugada peligrosa, pero el balón le quedó largo a los cuatro minutos, quedándose con el esférico Óscar Pérez.
Sin embargo nuestro equipo insistió con la posesión de la pelota, y a los 11 minutos estalló el estadio, cuando Lucas Lobos, en el área, prendió de media volea para vencer al Conejo Pérez.
Con el marcador a favor Tigres quiso seguir controlando la pelota, dándole circulación y emitiendo la sensación de peligro.
A los 18’ nuevamente Pulido tenía la opción, cuando en jugada individual entraba al área y prendía el balón por encima del larguero. Antes, Danilo intentaba por la derecha un pase que se fue de largo.
Luego, a los 22’, fue el turno de Jorge Torres Nilo, quien sacó potente tiro por un costado del arco del Conejo.
Pero un descuido, en jugada de tiro de esquina, le dio el empate al San Luis, cuando el balón quedó a la deriva y Passer Corona venció a Palos tras un rebote dentro del área. Era el 1-1.
Pero el ánimo no disminuyó, aunque el San Luis tocó la puerta a los 28’ y 33’, con disparos que pasaron apenas por fuera del poste derecho.
Para la parte complementaria la tónica del juego fue la misma. Unos Tigres con la posesión de la pelota, buscando los costados y el juego aéreo, pero sobre todo, con el control del partido.
Lobos insistía con dos intentos de remate de cabeza, ambos por un costado del poste izquierdo del Conejo.
Pero apareció Luis García a los 59 minutos, bajando un balón en el área y en posición incómoda sacando un tiro pegado al poste izquierdo, lejos del Conejo y que hizo estallar al “UniLastras”. Era el 2-1 que enloquecía a una ciudad ajena.
La nueva ventaja le daba confianza a Tigres, pero no tranquilidad, por lo que comenzó a darle toque de balón al partido, de un lado a otro, despertando el “ole” en las gradas.
El camino comenzó a verse mejor en la cancha, cuando a los 73 minutos fue expulsado Alan Zamora, por juego brusco grave sobre Gringo Torres.
Tigres seguía insistiendo, pues tenía ventaja en el marcador y en la cancha, y a los 78 minutos Luis García volvió a tocar la puerta, con disparo de media distancia que el Conejo alcanza a controlar.
El Tuca se decidió por los cambios a los 82 minutos, sacando a Pulido y Gringo Torres, entrando Elías Hernández y Jesús Dueñas, en la búsqueda de tranquilidad al cierre del partido.
A los 87’ parecía que tenían el tercero, cuando Lobos habilitó a Elías, quien la bajó en el área y controló para sacar tiro cruzado, pero el Conejo se paraba bien para atajar.
Todavía sobre tiempo de reposición Lucas Lobos y Carlos Salcido estrellaron dos tiros en el larguero, salvándose el San Luis del tercero en ambas ocasiones. Luego, sobre los 93’, Danilo entraba solo, pero el Conejo le ganó el mano a mano.
Al final el cántico era para Tigres, que se entregó en la cancha como su afición lo hizo en las tribunas.