La "Naranjita Mecánica" ya está madura

Tras dos finales europeas perdidas en 2005 y 2009, Holanda logró al fin hacerse con el trofeo supremo en Serbia. Para su seleccionador, Albert Stuivenberg, ese título continental es la recompensa a un colectivo al servicio de las individualidades.

“Los jugadores han tomado conciencia de que, si pueden lograr un buen resultado, será sólo gracias a la ayuda del compañero. Parece sencillo, pero se trata de un dato importante. El título del Europeo es el de todo un grupo que supo manejar la presión a la perfección”, explicó a FIFA.com el entrenador de los jóvenes Oranje laureados en tierras serbias.

Después de haber caído ante Alemania en la final dos años antes, los cadetes neerlandeses se tomaron una bonita revancha el pasado 15 de mayo. Tras ir dos veces por debajo en el marcador, sellaron su histórico triunfo en el segundo periodo. ¡Y de qué forma! Nunca un vencedor del Campeonato Sub-17 de la UEFA había metido tantos balones en la portería contraria en la final del certamen (5-2).

Un primer partido crucial
“Vamos progresando. Desde el principio del año hasta la fecha, hemos ido ganando en solidez”, analizó Stuivenberg. “En los dos últimos Europeos nos habíamos quedado muy cerca del título, y esta vez hemos llegado hasta el final. Tratamos de desplegar nuestro juego; de seguir progresando y yendo a más. Llevábamos toda la temporada preparándonos para esa cita, y resulta gratificante que se saldase con un título. Los jugadores dieron lo mejor de sí mismos en el momento adecuado, manejando a la perfección la enorme presión que puede generar una competición de ese calado”, prosiguió el técnico holandés.

Tras no poder acceder a los octavos de final en Nigeria 2009, los holandeses deberán justificar su condición de nuevos reyes del Viejo Continente en México, donde aterrizarán ocho días antes de su compromiso inicial contra el Congo. “Necesitamos hacerlo así para adaptarnos al clima y tener controlado el desfase horario. Una semana es poco tiempo, pero hay bastantes jugadores que tienen exámenes escolares antes”, precisó Stuivenberg, una vez asumidas las condiciones adversas que deberá afrontar para preparar a sus discípulos frente a un contexto geográfico y climático muy diferente.

“No sabemos nada de nuestros rivales”, confesó el ex entrenador de la cantera del Feyenoord de Rotterdam, que lleva en el cargo desde 2006. “Estamos intentando centrarnos en el primer partido, que será el más importante, contra el Congo. Vamos a tratar de hacernos con vídeos suyos, porque al día de hoy no sé nada de esta selección”. Al considerar vital el primer compromiso de la formación Oranje en su tercera Copa Mundial Sub-17 de la FIFA, Stuivenberg aplica lo aprendido durante su trayectoria en la cita serbia.

Un grupo de amigos
“Enfrentarnos a Alemania para abrir boca en la fase final del Europeo nos permitió ubicarnos, ver a qué nivel estábamos. Hasta entonces, era un misterio para nosotros. Cuando juegas un torneo es para ganarlo, pero nunca se sabe, porque siempre hay incógnitas. Todo depende del momento de forma de los demás, de cómo se vaya desarrollando el campeonato…”, analizó el preparador neerlandés.

“Me sorprendió un poco que nos hiciéramos con el primer puesto en un grupo tan cualificado (con Alemania, la República Checa y Rumanía)”, reconoció a continuación. “Por supuesto que confiamos muchísimo en nuestros jugadores, pero hay otros muchos factores que entran en juego y que no dependen de nosotros”.

El trabajo del cuerpo técnico, según Stuivenberg, consiste en “hablar mucho con ellos para evadirles del estrés y de la presión. Se les prepara para que noten esa presión lo menos posible y se les va implicando en nuestra estrategia previa al partido, dándoles confianza”. Salta a la vista que su método funciona en lo que respecta a Memphis Depay, Kyle Ebecilio y sus amigos. Porque como dice su seleccionador, esta Holanda sub-17 “es un grupo de colegas, de jugadores que se sienten muy cercanos el uno del otro. En esta plantilla no hay hombres fuertes o débiles”.

fuente: http://es.fifa.com/u17worldcup/news/newsid=1443770/index.html