Las razones de Gignac para venir a Tigres

La contratación de André-Pierre Gignac por los Tigres sigue siendo tema de conversación en Francia. Aún se sigue debatiendo en los medios de comunicación si la decisión del delantero fue acertada o no, cuando a sus 29 años todavía se encuentra en plenitud de condiciones como para seguir militando en el futbol europeo.
Al debate entró uno de los medios más importantes de ese país, el semanario France Football, que publicó su punto de vista a través de uno de sus colaboradores, quien escribió sobre las cinco razones por las que André-Pierre hizo lo correcto al decidirse por continuar su carrera en el futbol mexicano.
Aquí te presentamos el texto completo de Hugo Guillemet, que cierra con este comentario: “Él basó su elección en el corazón y la pasión, dos aliados que nunca te decepcionan cuando les das la oportunidad”.

TEXTO ÍNTEGRO

Cinco razones para creer que Gignac tomó la decisión correcta

Hace una semana que el delantero francés se comprometió con los Tigres de Monterrey, México. Una elección que ha sido incomprendida en Francia, donde sólo se explica la decisión de André-Pierre Gignac por cuestión económica, que cuenta, sin duda. Pero ésta no es la única razón para pensar que Gignac hizo una muy buena elección.

1.- Jugará la Copa Libertadores
André-Pierre Gignac viene de una temporada sin competencias continentales con el Marsella. Con los Tigres de Monterrey este inconveniente tendrá una solución rápida. El club mexicano se clasificó para las Semifinales de la Copa Libertadores, torneo donde llegan los equipos más grandes de América, y ahora ya sueñan con ser el primer club mexicano en ganarla.
El doble enfrentamiento contra el Internacional de Porto Alegre, el club de los ex jugadores del Olympique Lyon, Lisandro y Nilmar, está programado para el 15 y 22 de julio. Por ello no hay tiempo que perder. APG ya entrena con sus nuevos compañeros de equipo, para integrarse lo más rápido posible con ellos. Si bien no va a ser el primer goleador francés en jugar el prestigioso torneo continental (David Trezeguet ya lo hizo), sí podría convertirse en el primer galo en jugar una final. Se vería las caras contra el River Plate (que se mide al Guaraní en la otra Semifinal) y que es dirigido por Marcelo Gallardo y cuenta con el tridente Lucho González-Aimar-Saviola, un duelo para saborearse, ¿no?

2.- Vivirá un ambiente de locos
Tomando en cuenta el ambiente que se vive en el estadio, es poco probable que Gignac se desoriente en Monterrey. El internacional francés, con 21 partidos de selección, nunca ocultó su gusto por la pasión y el escándalo que se vive en la tribuna del Marsella. Pero en los Tigres descubrirá el ‘Volcán’, apodo que recibe el Estadio Universitario de Monterrey, escenario donde ahora jugará.
Lo que se puede decir es que ese apodo es ampliamente justificado: el recinto para 47 mil aficionados siempre está  lleno en cada partido, en mucho por los cerca de 40 mil abonados. No será como el Velódromo (estadio del Olympique), pero tienen un escenario que siempre canta al unísono, en un ambiente típico de América Latina. Con aficionados magníficos, papelitos volando, barras y canciones… seguro a APG le encantará.
Y en México, el ambiente no sólo se vive en los estadios: el país centroamericano (así ubican a nuestro país en Europa) respira futbol y sabe cómo mostrarle su amor a los jugadores estrella. A los que criticaron su decisión de jugar en México, Gignac podría argumentarles que Monterrey  probablemente sea el punto indicado para experimentar algunas de sus mejores emociones dentro del futbol. Cuando amas profundamente este juego, nada tiene precio.

3.- Será estrella absoluta del Campeonato
Las condiciones salariales de André-Pierre Gignac, lo hacen percibir dos veces más dinero que cualquier otro de la Liga Mexicana. La bienvenida que le dieron sus seguidores está a la altura de la locura que despierta su llegada a la Liga. APG no sólo será una de las estrellas del campeonato, será la estrella. En una competencia que se divide en dos torneos al año en México, a diferencia de la Liga 1 de Francia (y mucho más publicitado), el desafío parece del tamaño que requiere el ex delantero del OM.
Pero atención, el llegar como una estrella no significa necesariamente que se convierta en el mejor jugador: el Campeonato Mexicano no es un torneo de segunda clase. En Tigres, Gignac compartirá el ataque con Uche y Sobis, dos jugadores también internacionales. La liga también está llena de jugadores que militan en la selección nacional de México, un representativo que tiene poco que envidiarle a la de Francia en este momento. Los clubes también son ricos y se refuerzan cada año. Por lo tanto, la curva de crecimiento constantemente se mueve hacia arriba. Si empieza a ponerse metas con tanta regularidad como lo hizo en el Olympique de Marsella, la calidad de André-Pierre Gignac pronto será apreciada.

4.- Él vivirá una aventura emocionante
Pocas personas se niegan la oportunidad de marcharse a México y vivir una etapa de ‘freelance’ para practicar su actividad ahí. El equipo de Tigres tuvo mucha suerte para convencer a André-Pierre Gignac. A los 29 años, el delantero aún no había terminado de evolucionar en Francia cuando decidió satisfacer su deseo de viajar y vivir la aventura.
En el norte de México hace calor, el invierno es suave y la gente es hospitalaria. ¿Igual que en Marsella? Sí, excepto que ahora vivirá fuera del contexto de Marsella, que a veces tanto pesaba sobre sus hombros. Ahora estará cerca de las playas más bellas del mundo, algunas a un par de horas en coche. Y más hacia el norte podrá, incluso, acudir a algunos partidos de Tony Parker con los San Antonio Spurs de la NBA, la frontera con Texas no está lejos (unos 480 kilómetros).
Y Gignac, que disfruta hablando español, gozará de una nueva cultura y podrá descubrir las maravillas de América Latina junto con su familia. El paisaje, el sol y la aventura, sin dejar del lado que puede moverse también hacia el sur del territorio. ¿Algo más?

5.- No tenía oportunidad para la Eurocopa 2016
La reciente lista de convocados de Didier Deschamps (técnico de la selección francesa) resolvió las últimas dudas: el entrenador no contaba con André-Pierre Gignac. Para la doble jornada de partidos amistosos ante Bélgica (3-4) y Albania (0-1) a principios de este mes, Deschamps no llamó a Gignac, a pesar de la ausencia por lesión de Karim Benzema. El ex delantero del Marsella quedó fuera pese a tener una de sus temporada más exitosa con el club, con 21 goles en la Liga 1.
Mientras que algunos especialista cuestionaron su decisión de irse a México, con el pretexto de ponerle una cruz a la Euro 2016, es claro que Gignac sabía que no tenía oportunidad de jugarla. A lo mucho, podría aspirar a tener de nuevo una temporada hermosa y en una de ésas arrebatar un lugar en el banco de suplentes a Benzema, Giroud o Griezmann, en caso de que se presentará una lesión. ¿Pero cómo? ¿Volviendo a firmar con el Marsella y aceptando una disminución del 50 por ciento a su salario? ¿O integrarse al Olympique Lyon y quedar como un traidor a los ojos de los aficionados del Marsella? No. México es mejor, mejor que Rusia, mejor que Qatar, mejor que un club de la segunda división de la Liga Premier inglesa, André-Pierre Gignac ya se decidió y no lo hizo por el dinero. Él basó su elección en el corazón y la pasión, dos aliados que nunca te decepcionan cuando les das la oportunidad.