Qué el Clásico sea una fiesta

El Clásico es una aguerrida competencia deportiva, pero no una guerra, señaló nuestro presidente Alejandro Rodríguez para hacer un llamado a la convivencia armónica durante y después del encuentro 103 entre los rivales de la ciudad.

Invitado por la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, junto al alcalde de San Nicolás, Pedro Salgado y al presidente deportivo del Monterrey, Luis Miguel Salvador, el inge destacó la gran fiesta fraternal que se vive en la ciudad cuando existe clásico y que Tigres siempre contribuirá a que eso siga sucediendo.

“El clásico regiomontano tiene muchos ingredientes que lo hacen único y eso es debido a que a los estadios puede ir el papá con una camisa, con otra los hijos y llegan en una armonía tal que van a divertirse, a defender sus colores, a tratar de vencer, sí, porque es una competencia, no es una guerra”.

Es una competencia deportiva que levante el espíritu de todos para que todo mundo tenga el sueño de que su equipo predilecto es el que va a salir campeón”.

Los alcaldes apostaron 10 sillas de ruedas que serán destinadas al DIF del municipio cuyo equipo logre ganar el Clásico 103.

Mañana viernes, se reunirán las corporaciones de seguridad estatales y municipales para afinar detalles sobre el resguardo y prevención de incidentes antes, durante y después del evento.