Se unen Tigres y River Plate para alegrar a niños con EB

GUADALUPE, Nuevo León/ 7 de abril de 2015.- El futbol es capaz de grandes cosas. Puede tanto encender una tribuna llena de aficionados, como  iluminar la mirada de un niño. Hoy, en el Día Mundial de la Salud,  y previo a su encuentro en la cancha para el partido de la Copa Libertadores, Tigres y River Plate lograron avivar esa felicidad en los niños de la Fundación Debra.

La sede de la Fundación, dedicada a atender a personas con epidermólisis bullosa (EB) y a sus familias, ubicada en Guadalupe, Nuevo León, recibió a José Francisco Torres, por Tigres; y Lucas Boyé y Augusto Batalla, por River Plate, quienes convivieron con un grupo de niños y adultos que padecen esta enfermedad.

Los niños que nacen con EB, tienen la piel y las mucosas tan frágiles, que el más ligero golpe puede causarles dolorosas ampollas. Esta enfermedad los compaña a lo largo de su vida, pero pese a los dolores y a los cuidados que implica su condición son capaces de llevar una vida normal gracias al apoyo familiar y de la Fundación Debra.

El dermatólogo Julio Salas, presidente de la Fundación, compartió con ambas delegaciones los detalles del padecimiento hereditario y explicó que atienden a niños y adultos en todo el país, además de diversos países de América Latina.

Durante la explicación los jugadores de ambos equipos, se mostraron interesados, y al finalizar convivieron con los pacientes y les dieron diversos obsequios que les alegraron el día.

A través de Tigres por un Mejor Futuro, el Club enfoca todos sus esfuerzos de responsabilidad social en mejorar las condiciones de educación y de calidad de vida para la comunidad, por lo que esta visita se une a las decenas que realiza Tigres cada año en la búsqueda del bienestar de quienes padecen alguna enfermedad, y de sus familias.

“Siempre es un orgullo pertenecer a un club como Tigres que apoya estas causas, y para nosotros es un gusto provocarles una sonrisa a niños y adultos que padecen esta enfermedad”, comentó el Gringo Torres.

Después de hacer a los niños sonreír con su visita, felinos y millonarios están listos para prender mañana por la noche la tribuna del Universitario.