Siempre lluvia

La lluvia siempre acompañó a los Tigres en Segunda División. Su primer juego de la temporada de su reaparición, 67-68, estuvo lloviendo cuando empataron 2-2 con Orizaba. De tanto que jugaron en el terreno húmedo, se acuñó aquella frase que se hizo proverbial:”Es jueves, juegan los Tigres y llueve”.