Suman el cuarto al hilo: ¡2-0!

QUERÉTARO, 26 de Enero.- Los Tigres de la UANL siguen haciendo historia en este Clausura 2013, al sumar su cuarto triunfo al hilo, manteniendo el paso perfrecto, al vencer 2-0 al Querétaro.
La idea en esta tarde era apretar al rival y buscar desde el inicio el arco del Querétaro, incluso, al primer minuto, Emanuel Villa tuvo un balón en el área que prometía, pero le quedó largo.
Pero en la cancha de La Corregidora había un rival que no se iba a rendir nunca, y a los cinco minutos Gilberto Cosme se encontró con un balón en los linderos del área, pero sacó el tiro por fuera del poste izquierdo.
Tigres buscaría por todas las zonas. Lobos por la derecha junto a Danilinho, y Damián por la izquierda, dejándole más la recuperación a Jorge Torres Nilo, quien tenía un duelo personal con Luiz de Souza.
A los 10’ Damián mandó centro que Villa no alcanzó a cerrar, y a los 11’ Lobos sacó tiro-centro en el área que nadie pudo concretar.
Querétaro quiso reaccionar a los 12 minutos, luego de que Israel se equivocó y la dejó en Luis Landín, quien sacó tiro de media distancia por fuera del poste derecho de Palos.
Más tarde, a los 23’, Salcido se encuentra con un balón suelto en el área, sacando tiro de media vuelta, pero el arquero queretano la detuvo a una mano.
Danilinho tocó la puerta dos veces; a los 25’ perdía un mano a mano con el arquero, y a los 29’, en lo que parecía el gol, entró sólo, le bombeó al portero, pero éste con las uñas alcanzó a salvar.
Querétaro intentó jugarle de tú a tú a nuestro equipo y parecía que comenzaba a tener más la pelota, apretando en la salida e intentando con disparos de media y larga distancia.
Pero Tigres daba la sensación de peligro cada vez que avanzaba a tres cuartas partes de cancha. A los 35’ Lobos, sin marca, controló en el área, pero el arquero se avivó y lo desarmó.
Tres minutos más tarde Damián escapó en contragolpe, teniendo a Lobos y Villa, pero eligió al capitán, quien estaba más marcado y de inmediato fue desarmado.
Pero a los 40’, en un balón que recuperan en media cancha, Villa la toma, avanza quitándose a tres defensas, para cruzar su tiro en el área y vencer al arquero queretano. Era el 1-0 que encendía el júbilo de 2 mil hinchas en las gradas.
Para la parte complementaria Tigres intentó mantener la posesión de la pelota, y a los 55’ Lobos tocó a la derecha a la entrada de Danilo, quien cruzó su tiro, pero el arquero García aguantó bien.
Villa, a los 60 minutos, la dejó atrás en Salcido, quien sacó tiro potente por fuera del poste derecho.
El Tuca se decidió por el primer cambio, sacando al Gringo Torres, a quien aún le cuesta conectarse con sus compañeros, para meter en su lugar a Jesús Dueñas.
Julio Nava le metió un susto a Palos a los 73 minutos, cuando se abrió el espacio por la izquierda y sacó tiro que buscaba el ángulo superior izquierdo, esfumándose por la línea de meta.
A los 77 minutos Landín sacó tiro en el área que Israel, en el suelo, logró tapar, y un minuto más tarde Damián cerró un pase de Danilo, pero el arquero evitó lo que parecía el segundo.
Fue entonces que Lobos dejó el juego para darle oportunidad a Luis García, a los 81 minutos, en busca de retener la pelota lo más lejos posible del arco de Palos.
A cinco del final el que dejó la cancha fue Damián, para el ingreso del canterano Alberto Acosta, en un intento por refrescar el desdoble de nuestro equipo, que ya se veía presionado por el rival.
Querétaro se aplacó a los 89 minutos, cuando Villa en el área tocó a la derecha a Danilo, quien sin marca fusiló al arquero para el 2-0 que amarró el cuarto triunfo de nuestros Tigres.

ALINEACIONES
QUERÉTARO: Sergio García; Diego de la Torre (Edson Vasques 46’), Luis Landín, Gonzalo Pineda (Manuel Pérez 64’), Mario Osuna, Luiz de Souza (Amaury Escoto 60’), Gilberto Cosme, Antonio Gallardo, Christian Pérez, Julio Nava y Osvaldo Enriquez.
TIGRES: Enrique Palos; Israel Jiménez, Juninho, Hugo Ayala, Jorge Torres Nilo, Carlos Salcido, Francisco Torres (Jesús Dueñas 70’), Lucas Lobos (Luis García 81’), Damián Álvarez (Alberto Acosta 85’), Danilo Verón y Emanuel Villa.