Tienen su recompensa

RIVIERA MAYA, 13 de Diciembre.- El intenso trabajo que ha tenido Tigres en esta pretemporada tuvo su premio hoy:  los jugadores tuvieron permiso de disfrutar un poco del Caribe mexicano.

Esta mañana se trabajó en la playa, con un trote que sirvió de calentamiento, para luego intensificar el entrenamiento de potencia. Y aunque se esperaba que fuera triple sesión de entrenamiento, la indicación fue que sería sólo doble.
Al final del trabajo en la arena, donde el objetivo era desarrollar la potencia tanto en piernas como brazos, así como torso, el plantel tuvo la libertad de meterse al mar.
Jugadores como Emmanuel Villa, Jorge Torres Nilo, Danilo Verón, Tauffic Guarch y Jonathan Bornstein sí entraron un rato al mar, así como en otro grupo lo hizo Hugo Ayala, Manuel Viniegra, Gringo Torres y Alonso Zamora.
El resto del plantel se quedó en la arena, platicando entre ellos, para luego ir a desayunar en la palapa Las Palmas, del hotel Barceló.
El único que no trabajó al parejo fue Israel Jiménez, quien fue llevado al gimnasio del hotel para hacer un entrenamiento diferenciado, debido al golpe que recibió en el tobillo derecho.
José Rivas, quien la tarde del miércoles no entrenó por un cuadro febril que lo ha atacado los últimos días, sí estuvo en el entrenamiento de esta mañana, en la playa a la altura del complejo Oaxaca del hotel.
Para el plantel, ésta fue la última sesión que se trabaja en la arena, pues en la tarde lo harán en la cancha, en el aspecto futbolístico, y el viernes por la mañana, el último de esta fase, lo harán de nuevo en cancha, con trabajo físico.