Todo se definirá el sábado

MONTERREY, 8 de Mayo.- El primer golpe en el Clásico de los Cuartos de Final del Clausura 2013 no fue de Tigres, al caer 1-0 en el partido de ida, dejando la búsqueda de la Semifinal para el sábado entrante.

El partido tuvo un arranque cauteloso, con dos equipos estudiándose bien en la cancha, sin especular al momento de tener la pelota, pero fue Monterrey el que poco a poco encontraría el camino ofensivo.

Esta vez el Tuca se decidió por Jesús Dueñas en la zaga derecha, dejando a Israel Jiménez en la banca. El resto era el mismo cuadro que enfrentó y venció el sábado al América.

A los dos minutos Omar Arellano escapó por la derecha, mandó centro, pero la zaga cortó sin problemas. Era el primer aviso del rival ante el arco de Enrique Palos.

Humberto Suazo intentó probar al arquero canterano con tiro a balón parado, a los siete minutos, pero el esférico se fue por encima del arco.

La tarjeta amarilla apareció muy temprano, a los ocho minutos, para José Rivas, lo que parecía que mermaría la buena marca que estaba haciéndole al Chelito Delgado.

Otro aviso para Palos fue a los 18 minutos, con cabezazo de Delgado a las manos del canterano. Monterrey ya tenía la pelota y nuestro equipo batallaba en salir con ella en los pies.

Y a los 19 minutos vino lo que parecía cercano, el gol del rival de los botines de Suazo, con tiro de derecha que dejó sin oportunidad a Palos.

Algo vio nuestro entrenador en la cancha que paró a calentar a Jiménez, y a los 31 minutos sacó a Francisco Torres para que entrara el campeón olímpico.

Antes, Damián había intentado, a los 23’, una escapada por la izquierda, pero su centro no logró ser conectado por Lobos, quien entraba a segundo palo.

El movimiento del Tuca hizo que Dueñas tomara la contención, junto a Salcido, y Jiménez la derecha, lo que comenzó a controlar los embates de un Monterrey que quería más.

A los 34’ Salcido entró por derecha y mandó centro que nadie cerró, y a los 38 minutos Damián mandaba centro descompuesto por su zona.

Jiménez, a los 42’, salvó lo que parecía era el segundo del rival, cuando Walter Ayovi sacó tiro potente en el área, pero el zaguero canterano desvió a tiro de esquina.

Para la parte complementaria hubo en la cancha un Tigres más apegado a su estilo de tener la pelota, de darle circulación y buscar el arco rival.

A los 54’ Lobos tocó la puerta, cuando en el área chica controló un balón que luego disparó potente, pero Orozco sobre la línea enviaba a tiro de esquina.

Luego, a los 67 minutos, Damián escapaba por la izquierda, parecía la jugada de la noche, pero su centro, raso y peligroso, era capturado por Orozco sin problemas.

Más tarde, a los 72 minutos, Orozco volvió a salvar a Rayados, cuando en el área Carlos Salcido remató de cabeza buscando el ángulo inferior izquierdo.
Tigres comenzó a tener más la pelota, a mantener en la raya a su rival e intentar tocar la puerta de Orozco, quien comenzaba a ser el hombre importante del segundo tiempo.

Villa tuvo su oportunidad a los 80 minutos, cuando se dio media vuelta en el área y sacó tiro potente que Orozco rechazó, para que luego la zaga despejara el peligro.