Una caminata de relax

ESTELI, Nicaragua, 18 de Septiembre.- A pie, por orden directa de Ricardo Ferretti, fue como el plantel se trasladó esta mañana del hotel de concentración en esta ciudad, al Estadio Independencia, donde esta noche enfrentarán al Real Estelí.
Por la mañana se dio la junta con los dos equipos, la cuarteta arbitral y ejecutivos de Concacaf, y ahí se pidió abrir el Estadio para conocerlo de cerca antes de la hora del partido de la Liga de Campeones.
El Tuca informó que iría todo el plantel para hacer un breve reconocimiento de cancha, pues es de pasto sintético.
Al saber que estaba a unas cuadras del hotel, le ordenó al plantel irse a caminando. Algunos jugadores se tuvieron que bajar del autobús, pues pensaba irían en él.
“Bájense, caminar no les hará daño”, comentó el Tuca mientras tocaba una de las ventanas del transporte.
La caminata de siete cuadras sirvió para saber que a Tigres se le respeta en esta ciudad, se le reconoce como equipo protagonista del fútbol mexicano, pues todo el que los veía se detenía para saludar o pedir fotos y autógrafos.
Al frente iba el Tuca, uno de los que más reconocieron en la calle, sobre todo varios taxistas que pasaron a un lado del plantel.
Preguntaron por Jorge Torres Nilo, por Lucas Lobos, por Carlos Salcido y otros más que no hicieron el viaje, pero aprovecharon a los que sí estaban en suelo nicaragüense para pedirles la firma y la foto del recuerdo.

Junto con el equipo, Raúl Pecina, un aficionado que siempre hace el esferzo de estar donde juega Tigres, acompañó al plantel durante el recorrido a pie hasta el estadio.

Ya en la cancha, los jugadores se pusieron a jugar al “Torito” por unos de 15 minutos, para luego recibir la indicación de regresar al hotel… caminando, pese a que el autobús los esperaba afuera del estadio.
“Aarón, ¿qué tan alta esta la portería?, ¿está igual o es diferente?”, le preguntó el Tuca a Aarón Fernández y Jorge Díaz de León, quienes estaban platicando abajo del travesaño, revisando las dimensiones del arco.
“Es igual, todo normal”, respondieron los arqueros al entrenador, para luego iniciar la caminata de regreso al hotel.
En el camino de vuelta a la concentración, niños y jóvenes interceptaron al grupo de jugadores, y aprovecharon la oportunidad de pedir el autógrafo o tomarse la foto.
Tigres se declaró listo para el enfrentamiento de esta noche contra el Real Estelí en el juego de vuelta, en el que jugarán por primera vez con el uniforme azul, presentado hace unas semanas.