Una noche incomparable

SAN NICOLÁS DE LOS GARZA, 11 de Diciembre.- Hoy, hace 365 días, equipo y afición de los Tigres de la UANL vivieron una noche incomparable, haciendo historia al conseguir por tercera vez el campeonato del futbol mexicano.

Bajo el cántico de “Te quiero ver, campeón otra vez””, el equipo comandado por el técnico Ricardo Ferretti hizo una Liguilla de ensueño, al sumar cinco triunfos y un empate, para levantar la Copa por primera vez desde 1982.

Nunca antes el Estadio Universitario había vivido tal emoción como aquella noche, que si bien era fría y lluviosa, ha sido la mejor para toda una afición que había guardado el grito de campeón por más de 29 años.

¿Quién no recuerda el regreso de Torreón, con el triunfo parcial de 1-0 en una Final que parecía nuestra desde el principio?

¿Quién no recuerda aquel penal fallado por Lucas Lobos apenas a los tres minutos de haber iniciado el partido de vuelta? Parecía que el drama era otro invitado más al partido.

Y, ¿quién no recuerda aquel festejo entre Hugo Ayala y Héctor Mancilla, luego de que el chileno volvía a poner en ventaja global a Tigres, misma que acrecentarían Danilo Verón y Alan Pulido, para vencer en el global 4-1 al Santos?

Cómo olvidar el desfile del campeón, del Estadio a la Macroplaza, en medio de miles de aficionados que sólo querían gritarle al mundo que eran campeones otra vez.

“Tengo muchos recuerdos, naturalmente agradables de cuando se logra el objetivo”, dijo el Tuca a un año de haber logrado para la Nación Tigre el título del Apertura 2011.

“Yo creo que todos nos sentimos satisfechos, los jugadores, nuestra gente, nosotros mismos, en esa Liguilla se hicieron las cosas mejor de lo que veníamos haciéndolas en el campeonato.

“Indudablemente son recuerdos muy agradables y esperemos que podamos darle nuevamente esa alegría a nuestra gente”, recordaba el Tuca al final de un entrenamiento en la Pretemporada de cara al Clausura 2013.

– ¿Qué se conjugó hace un año para lograr ese campeonato?, se le preguntó a Ferretti, mientras éste miraba hacia la cancha del hotel de concentración, al final del entrenamiento.

“Hay muchas cosas que se juntaron para lograr eso. Una de ellas fue que en ese torneo no tuvimos lesionados, no tuvimos suspendidos, y el nivel siempre vimos que iba avanzando.

“Eso lo platicábamos mucho, la integración de grupo, defensivamente el equipo se comportó bastante bien, la ofensiva tuvo la intervención requerida, el nivel individual estuvo en gran nivel, son muchas cosas, la idea de este torneo es volver a eso”, respondió el técnico de Tigres.

Hace un año, el 11 de diciembre,  Tigres le dio a su afición la máxima alegría que un equipo pueda darle a sus seguidores: ésa fue una noche simplemente incomparable.