Con poder uruguayo: ¡2-0!

GUADALUPE, 26 de Septiembre.- Con poder uruguayo los Tigres de la UANL se llevaron el Clásico Regiomontano 124, al vencer 2-0 a los Rayados de Monterrey y seguir sumando de a tres en el Torneo Guard1anes 2020.

Con goles de Leo Fernández, en el primer tiempo, y Nico López, en la parte complementaria, muy a su estilo y entrando de nuevo de cambio, los nuestros llegaron a 20 puntos para seguir en la pelea de la Tabla General.

EL PARTIDO

Los 90 minutos arrancaron con cierto desconcierto en nuestro once inicial, pues no se tenía la pelota y lo que se alcanzaba a rescatar se pedía rápido, sin tener oportunidad de hilvanar un desdoble.

El rival se dio cuenta y buscó el ataque frontal, tanto que a los seis minutos Carlos Rodríguez piaba el área entre dos y se paraba frente al Patón Guzmán, que fiel a su estilo, aguantaba hasta el final para salvar su arco.

Luego el oxigeno se nos iba cuando Funes Mori tomaba un balón por la izquierda para perfilarse y sacar tiro que estremecía el poste izquierdo del arco del Patón, esto apenas a los ocho minutos de juego.

Pero poco a poco nuestro equipo se iba acomodando mejor y a meter al rival a su estilo de juego, con posesión y recorridos por toda la cancha.

Sobre los 11 minutos Luis Rodríguez tomaba el esférico y mandaba centro que la zaga cortaba cuando ya André-Pierre Gignac se disponía a cerrar.

Fue entonces que el partido bajó de intensidad al frente por ambos lados, pero no el ritmo de juego que buscaba tener la posesión y la recuperación rápida.

Los dirigidos por Ricardo Ferretti comenzaban a tener mejor desdoble y a darle la pausa que ellos necesitaban en el juego, contando con la explosividad necesaria como cuando a los 24 minutos aparecía el gol de Leo Fernández.

El uruguayo se metía al área entre dos, siendo desarmado, pero el esférico le caía al Chaka por la derecha, quien sacaba un tiro-centro que Leo cerraba en el área para darle dirección al arco. Era el 1-0 que nos daba un poco de tranquilidad.

A partir de ahí el de la necesidad era el rival, por lo que se cedió un poco la iniciativa, adelantando líneas y presionando desde la salida, además de buscar en la táctica fija lo que no lograban ver en su fútbol.

Sobre los 39’ Jesús Dueñas la cedía mal, hacia atrás, dejándola en Ake Loba, quien sin pensarlo se metía al área quedando frente al Patón, pero el arquero argentino se imponía y congelaba la jugada.

SEGUNDO TIEMPO

Para la parte complementaria se esperaba un juego más en nuestra zona, al tener el equipo local la obligación de buscar el empate, lo que dejaría espacios largos al frente, y a los 52 minutos tocábamos la puerta en los botines de Julián.

El colombiano recibía por el centro de Leo Fernández, se acomodaba el balón y sacaba tiro que el arquero Hugo González rechazaba de forma peligrosa.

Monterrey seguía insistiendo, pues cuando tenía la pelota mantenía su estilo de ataque frontal, exigiendo al máximo a nuestro aparato defensivo que hasta ese momento se mantenía firme.

Un tiro potente de larga distancia, a los 57 minutos, de Rogelio Funes Mori intentaba inquietar a Guzmán, pero sólo vigilaba que se iba por un lado del poste derecho. Mismo intento hacía Layún, a los 59’, pero sin fortuna.

Fue entonces que el técnico rival le metía mayor ofensiva a su idea, al sacar a Layún para meter a Dorlan Pabón y salir Gallardo por Parra, esto a los 61’.

Un minuto después Gignac tuvo el segundo, cuando en el área recibía por derecha y sacaba tiro que gritaba gol, pero aparecía la zaga para tapar y salvar a Hugo González.

Entonces el Tuca hacía su primer movimiento, al sacar a Leo Fernández para meter a Nico López. Uruguayo por uruguayo con la idea de refrescar el ataque que se nos estaba viendo bajo de opciones.

Sobre los 71’ el rival nos tocaba la puerta fuerte, cuando Funes Mori en el área recortaba a Meza y sacaba tiro que Nahuel aguantaba para rechazar y congelar la acción que levantaba de su asiento a más de cuatro.

Pero Nico y Eduardo Vargas, que recién había entrado a la cancha por Julián Quiñones, tenían otra opinión del destino del juego, pues a los 79’ Nahuel se quedaba con el balón y la jugaba rápido para el chileno, este escapaba y cedía a donde el uruguayo le marcaba, para quedar frente a Hugo González y tocar bombeada para hacer el 2-0 que nos daba serenidad.

Tigres tenía ventaja importante, pero el rival no estaba muerto y seguiría buscando más con tiros de media distancia, como a los 82’, cuando Dorlan Pabón hacía que el Patón volara a su derecha para desviar a córner.

Luego vendría una descolgada en un dos contra dos, Vargas corría con control de la pelota y cedía a Carioca, quien se la regresaba, pero la zaga Rayada se recomponía para evitar lo que parecía el tercero.

José Alvarado, a los 91’, recibía en linderos del área y se abría el espacio para sacar disparo apenas por fuera del poste izquierdo de nuestro arco. Señal que el rival no bajaba los brazos.

Casi al final Gignac la tuvo, pero entre tres no pudo pasar y se esfumaba sólo para terminar de aguantar los cinco minutos de reposición que el árbitro agregó.

ALINEACINES

MONTERREY: 1 Hugo González; 4 Nicolás Sánchez, 7 Rogelio Funes Mori, 10 Ake Loba, 11 Maximiliano Meza (199 José Alvarado 76’), 16 Celso Ortíz (5 Matías Kranevitter 69’), 17 Jesús Gallardo (27 Daniel Parra 61’), 19 Miguel Layún (8 Dorlán Pabón 61’), 20 Sebastián Vegas, 29 Carlos Rodríguez (21 Alfonso González 69’) y 33 Stefan Medina.

DT: ANTONIO MOHAMED

TIGRES: 1 Nahuel Guzmán; 3 Carlos Salcedo, 4 Hugo Ayala, 5 Rafael de Souza, 10 André-Pierre Gignac, 17 Leonardo Fernández (11 Nicolás López 64’), 19 Guido Pizarro, 21 Francisco Meza, 28 Luis Rodríguez, 29 Jesús Dueñas y 33 Julián Quiñones (9 Eduardo Vargas 77’).

DT: RICARDO FERRETTI