Texas es de Tigres

HOUSTON, Texas, 16 de Noviembre.- Cuando se escuche el silbatazo inicial este sábado, en el partido amistoso ante los Pumas de la UNAM, el grito de Tigres retumbará en todos los rincones del Compas Stadium.

Y es que desde la llegada del equipo a esta ciudad texana, el fervor de los incomparables se ha dejado ver y sentir en todo momento, siempre buscando a sus ídolos, un autógrafo, una foto o al menos un saludo.

Familias enteras le dieron la bienvenida al plantel este jueves por la noche, y la mañana del viernes, en el entrenamiento, hubo cerca de 300 personas entre niños, jóvenes y adultos para ver de cerca a los jugadores.

Sin duda el más asediado era el francés André-Pierre Gignac, pero el más buscado por los niños era Jürgen Damm y hasta Jesús Dueñas, quien ni siquiera estaba, por haber sido convocado a la Selección Nacional que jugó en Argentina.

Niños de la Academia Tigres Pasadena, Texas le dieron color a la práctica, y este sábado lo harán en las gradas de la casa del Dynamo de Houston, cuando griten a todo pulmón su apoyo a los Tigres de la UANL.

“Gracias por volver Guido”, le gritaban a Pizarro, quien volvió del futbol español para este torneo. “Son todos unos cracks”, gritaba otro aficionado mientras capturaba el autógrafo de Eduardo Vargas.

En el hotel de concentración durante todo el día hubo aficionados entrando y saliendo del lobby, siempre buscando a cualquier elemento del equipo, con la idea del autógrafo y la foto del recuerdo.

De esta manera, y siendo de todos conocidos que Texas es territorio Tigre, este sábado ante los Pumas lo dejarán claro en lo que será el segundo partido de la última gira del 2018 por los Estados Unidos.